ISSN 2683-992X
Síganos en facebook icono   logo Instagram   logo Youtube

Espacio de Opinión

  • Inicio
  • Publicaciones
  • Espacio de Opinión

Las Sociedades Científicas abajo firmantes manifestamos nuestro desacuerdo con el proyecto de ley sobre el funcionamiento de Casas de Parto y Nacimientos en el territorio nacional.

Considerando los objetivos del proyecto, su propuesta resulta innecesaria, ya que las finalidades y servicios incluidos en dicha ley se encuentran actualmente presentes en las Maternidades de Hospitales y Sanatorios.

Por otro lado, la propuesta de descentralizar la atención del parto, vulnera la seguridad de las personas gestantes y sus hijos por nacer, ya que la emergencia obstétrica, más allá de que su probabilidad pueda reducirse mediante una adecuada selección, siempre es posible, y su resultado, incierto, ante cualquier demora en su resolución como inevitablemente ocurre en caso de requerirse el traslado a otra Institución.

Consideramos que su presentación, dada la situación epidemiológica ante la cual elsistema de salud se encuentra actualmente abocado, resulta, al menos, inoportuna.

Apoyamos cualquier iniciativa que busque profundizar los alcances de la Ley 25929 de Parto Humanizado, que se apoye en el concepto de Maternidad Segura y Centrada en la Familia, pero siempre dentro del ámbito hospitalario, donde se garanticen las Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales según resolución del Ministerio de Salud de la Nación.

Dicha resolución contempla la atención del parto y nacimiento en Maternidades de Nivel 2 en adelante, que cuenten con profesionales capacitados para realizar intervenciones quirúrgicas y obstétricas y realizar tratamientos médicos y neonatales, con disponibilidad anestésica y de sangre segura.

Nos ponemos a disposición para trabajar en conjunto con aquellas iniciativas que ayuden a garantizar los derechos de nuestras pacientes, siempre que, dichas medidas, no vulneren su seguridad.

Las siguientes sociedades científicas respaldan esta nota:

casas de parto

Imprimir Email

7 de septiembre de 2020

En esta prolongada y compleja situación en la que nos encontramos inmersos debido a la pandemia Covid-19, la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia (FASGO) manifiesta su apoyo hacia todos los afectados por la misma:

  • Hacia todo el personal de salud:
    • Hacia todos aquellos que se encuentran en el primer nivel de atención de los pacientes positivos, poniendo en riesgo en forma cotidiana, su salud física y mental y también su vida trabajando en condiciones de máxima entrega, de exigencias y tensiones dentro de un sistema de salud deteriorado desde el inicio y con riesgo permanente de posible colapso.
    • Hacia aquellos que han perdido sus vidas y/o la de sus familiares, en esta tarea titánica contra un enemigo al que recién comenzamos a conocer…
    • Hacia quienes por trabajar de forma independiente, sufren hoy una significativa reducción de sus ingresos debido a esta situación y que, a pesar de ello, deben continuar trabajando exponiéndose al riesgo de contagio tan solo para subsistir,
  • Hacia toda la población:
    • Ya cansada de tan largo período de restricciones para su cuidado, a su vez generador de angustia, privaciones de afectos, tensión y depresión en muchos casos. Sometida a un cambio brusco pero prolongado en el tiempo de las costumbres y estilo de vida, que hoy se hace difícil sostener.

Deseamos y confiamos en que todos lleguemos a un acuerdo,

  • Un acuerdo basado en la necesidad de sobrellevar esta complejidad y salir adelante.
  • Un acuerdo que implique el cuidado y la solidaridad mutuos.
  • Un acuerdo que en el que se asuma la responsabilidad del cuidado propio y del otro.

El médico tiene la vocación de servicio y deberes que cumplir para con su profesión.

El resto de la población tiene la más valiosa herramienta:

Su Solidaridad

A ella apelamos y con ella contamos.

Muchas gracias.

Comisión Directiva
FASGO

Imprimir Email

La Federación Argentina de Ginecología y Obstetricia, FASGO, adhiere y apoya a lo expresado en la carta enviada al Sr. Presidente de la Nación, por diferentes sociedades científicas y otras entidades vinculadas a la salud en Argentina, en disconformidad con la parcialidad del alcance de los Beneficios especiales para con el personal de la salud ante la pandemia Covid-19.

Acceder al Documento

Imprimir Email

Acceder al Documento

Transcripción

Buenos Aires, 20 de abril 2020

Sr. Ministro de Salud de la Nación
Dr. Ginés González García
S/D

Nos dirigimos a Ud. con la finalidad de plantear nuestra posición institucional con respecto a la contratación de médicos extranjeros, para ejercer su profesión en nuestro país, sin el requisito de habilitación o revalidación previa de sus títulos por los organismos competentes.

En primer lugar, ni ahora ni nunca, hemos opuesto reparo alguno al ejercicio de la medicina por parte de médicos extranjeros que quieran desempeñarse en nuestro medio, siempre y cuando cumplan con los mismos requisitos legales que se exigen a todos los médicos argentinos. Obrar en contrario, significa poner en riesgo la atención médica de los ciudadanos, que históricamente confían en la calidad y seriedad de las capacidades obtenidas en su formación académica, y por otra parte, significa anular en la práctica los mecanismos de control por parte del estado. La revalidación de sus títulos de grado y posgrado no son un tema menor para obviarlos con argumentos basados en la emergencia. No existen razones sanitarias ni de escasez de recursos humanos como para obviar la revalidación de sus antecedentes. En argentina hay suficientes médicos en cantidad y calidad para enfrentar cualquier emergencia. Contamos con uno de los mayores índices de médicos por habitante del mundo. El argumento de la distribución heterogénea de los mismos, se salva de inmediato asignando las condiciones laborales correctas y adecuadas, reforzadas hoy por la ayuda invalorable de la tecnología.

En segundo lugar, aceptar sin convalidación previa por organismo competente, una capacitación desconocida para asistir a la población, instalaría una atención desigual en el acceso a la salud, al discriminar entre los que serían atendidos por médicos con garantías de formación y otros que serían atendidos por médicos del exterior que no las cumplimentan. Esta aceptación, crearía además un antecedente peligroso desde el punto de vista legal.

En tercer lugar, en referencia a la contratación masiva de médicos cubanos, podemos ilustrar nuestra experiencia, obtenida en foros internacionales, donde varios países han denunciado la explotación de estos profesionales- más allá de sus capacidades limitadas- en el pago de sus honorarios por intermediarios inescrupulosos que resultaron escandalosas. En nuestro medio existen antecedentes de su paso fugaz que Ud. y nosotros todavía recordamos. Desconocemos el contrato actual, pero aunque sea gratis, no lo justificamos ni avalamos por las razones ya expuestas.

Sr Ministro, conocemos su trayectoria y admiramos su capacidad de gestión y consideramos que la Argentina, su gente y en especial sus médicos, no merecen padecer semejante descredito por una decisión apresurada.

Sin otro particular, saludamos a Ud. cordialmente.

Firmas Comra

Adhieren a esta solicitud: Federación Médica del Conurbano Bonaerense, Federación Médica Gremial de la Capital Federal, Círculo Médico de Catamarca, Colegio Médico Gremial de Chaco, Federación Médica del Chubut, Federación Medico Gremial de la Provincia de Córdoba, Federación Médica Gremial de Corrientes, Federación Médica de Entre Ríos, Federación Médica de Formosa, Colegio Médico de Jujuy, Colegio Médico de La Pampa, Colegio Médico Gremial de La Rioja, Federación Médica de Mendoza, Federación Médica de Misiones, Federación Médica de Neuquén, Federación Médica de Río Negro, Federación Médica de Salta, Colegio Médico de San Juan, Fed. Médica Gremial de San Luis, Colegio Médico de Santa Cruz, Federación Médica de Santa Fe, Asociación Médica de Tierra del Fuego, Colegio Médico de Tucumán.

Imprimir Email

28 de marzo de 2020

A la situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19, se suma la crisis económica por la que atraviesan distintos sectores, habiendo surgido situaciones extraordinarias que entendemos que es preciso afrontar.

El Comité Ejecutivo de la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia (FASGO), encabezada por su Presidente, el Prof. Dr. Roberto Castaño, considera necesario resguardar las actividades de los profesionales de la salud que ejercen de manera liberal, en sus consultorios y centros de atención. A tal fin solicita a las autoridades nacionales, a través de la Superintendencia de Servicios de Salud que se disponga de un pago solidario, a cargo del Estado, las obras sociales o medicinas de prepago, en tanto se extienda el aislamiento social obligatorio.

Los profesionales de la Salud, pertenecientes al sector de gestión privada, se han puesto a disposición de las autoridades sanitarias nacionales y provinciales, desde el inicio de la presente pandemia, colaborando con la totalidad de las directivas del Sr. Presidente de la Nación, poniendo a su disposición las redes profesionales, manteniendo la atención para aquellos casos urgentes o impostergables con el objetivo de no debilitar la Salud Publica, y definiendo acciones concretas para el cumplimiento del aislamiento social obligatorio, esto es: la suspensión de la atención en consultorio de las consultas no urgentes, lo cual ha producido una esperable e importante disminución de trabajo y el riesgo de poder mantener la actividad, con la consecuente pérdida de fuentes laborales.

Concomitantemente y a fin de no dejar desprotegidas a las pacientes, accedieron a ofrecer consultas y confección de recetas virtuales, en los casos que sí lo ameriten, con el fin de colaborar con el aislamiento social. . . Siendo que: tanto la receta como la consulta son actos médicos y, en resguardo de las actividades de los profesionales de la Salud que ejercen de manera liberal en sus consultorios y centros privados, solicitamos con carácter de urgente:

  • Que durante el periodo de aislamiento social obligatorio, se mantenga un pago solidario (no a cuenta) a los prestadores.
  • Que tal como actos médicos que son, tanto las consultas como las recetas virtuales, debidamente documentadas, puedan ser presentadas en el momento de la facturación de modo de percibir los honorarios que como “acto médico” les corresponden por las obras sociales, y medicinas de prepago.

A pesar que algunos prepagos ya han decidido adoptar igual postura que FASGO consideramos que un modo de proteger la situación de los profesionales que se encuentran en esta situación tan delicada, imposibilitados de percibir sus ingresos económicos habituales y al mismo tiempo de poder mantener los gastos fijos de sus hogares que todas las obras sociales y demás prepagos se alineen adoptando igual medida

COMITÉ EJECUTIVO
FASGO

Imprimir Email

Estimados colegas y amigos, lectores todos de esta nuestra querida página de la Federación:

Es para mí un gusto enorme una vez más dirigirme a todos Uds. en nombre del Comité Ejecutivo, y en mi carácter de Presidente de FASGO.

Todos sabemos y hemos visto en los titulares de los últimos días, las noticias de nuestro país y seguramente vemos con mucha tristeza que nuestra profesión y en especial nuestra especialidad este vapuleada por los acontecimientos sociales de los cuales lamentablemente no puede escapar. Y digo con tristeza ya que, cuando, la mayoría de nosotros decidimos estudiar medicina, creíamos estar lejos de estos acontecimientos.

La Medicina en nuestro país, y en mayor o menor medida en toda Latinoamérica, siempre ha sido una profesión difícil de alcanzar y si no, hagamos un repaso de la misma desde no muy lejos a la fecha…

Tener un integrante Médico, era el orgullo de toda familia, lograr los medios y el poder adquisitivo para que nuestros hijos estudiaran en la facultad de medicina, no era cosa fácil, con gran sacrificio las familias de clase media luchaban para poder conseguirlo. Las leyes de Universidades Libres y gratuitas, comenzaban a moldearse, y los estudiantes de medicina, ingresaban con entusiasmo y alegría, en pos de algún día abrazar esta noble profesión. La mayoría de los que la elegían eran varones, tal vez porque todavía estábamos en una sociedad predominantemente machista o quizás, como estaba rodeada de sacrificios fuera del hogar, entre ellos comer y dormir en los hospitales, la familia consideraba que era una carrera más reservada para los individuos del sexo masculino. Cosa que a través del tiempo se fue equilibrando y hoy podemos decir con alegría que ya no es así, tanto varones como mujeres gozan de los mismos derechos y oportunidades.

Pero terminar la carrera de Médico, era tan sólo el comienzo de un largo camino de capacitación y conocimientos. Ingresar a los hospitales para efectuar las prácticas de esta profesión, siempre fue difícil. Sólo podía lograrse, si se tenía algún conocido, familiar o alguien que pudiese intermediar para saltear ese difícil obstáculo que era ingresar a un hospital para realizar las prácticas médicas. Afortunadamente en algún momento la planificación de los Ministerios de la salud y las Universidades consideraron oportuno, la creación de una forma de capacitación más específica, ordenada y reglada, las RESIDENCIAS MEDICAS, como medio de capacitación, adquisición de conocimientos y curvas de aprendizajes, para el desarrollo de la práctica diaria y específica.

Las formas de adquirir conocimientos teóricos tambíén fueron cambiando: de las grandes bibliotecas con préstamos de libros de texto para extraer resúmenes, al momento actual, en el que a través de un click podemos conseguir los últimos trabajos de investigación sobre cualquier patología, desde un ordenador, hasta un teléfono móvil.

Pero lo que no podrá cambiarse nunca, al menos hasta que el ser humano no termine de robotizarse, es LA RELACION MEDICO PACIENTE, y ésta se adquiere sólo con la práctica cotidiana durante las guardias y las horas dentro de los hospitales, y para ello hay que pasar varios años dentro de un sistema que primero abraza, luego envuelve y a veces asfixia. Es el precio que se debe pagar indefectiblemente para poder desarrollar la capacitación en nuestra profesión.

Todos y cada uno de los pacientes desean y exigen, que el profesional que los asista, sea idóneo en lo que hace, tenga un trato humanitario por sobre todas las cosas y llegue con exactitud y en el menor tiempo posible al diagnóstico y tratamiento de su dolencia; necesita imperiosamente salir de esa etapa de enfermedad y minusvalía lo antes posible, para sanar e insertarse nuevamente en la sociedad, y atender sus obligaciones cotidianas.

Para que todo esto se pueda desarrollarse adecuadamente todos debemos madurar como sociedad en sí, porque lamentablemente vivimos en una comunidad donde sólo parecen existir los derechos, y no las obligaciones. Se exige siempre cuando el individuo necesita algo y no muchas veces estamos dispuestos a cumplir con lo que a cada uno, nos corresponde como integrantes de ese todo, que no es más que la sociedad en la que vivimos.

La Medicina, siempre fue, es y será una profesión muy álgida. En ella no se admiten errores ni equivocaciones, ya que los mismos tienen alto costo, por lo tanto debemos aprender a cuidar de dichos menesteres. Debemos exigir Universidades que preparen adecuadamente a los futuros profesionales, hospitales abiertos a la comunidad pero principalmente con planes de residencias y capacitaciones especificas, en número suficiente, con obligaciones sí, pero también bien remuneradas para que el médico en formación no deba distraer su atención en numerosos trabajos para poder vivir adecuadamente.

Es de hacer notar que esta sociedad de consumo, en la cual vivimos inmersos, nos envuelve y no nos deja exentos de sus debilidades, pero nunca la medicina, y con ella el acto médico en sí, debería necesitar de acciones sindicales y de manifestaciones populares, que nos alejan del verdadero sentido de nuestra profesión. Todos y cada uno de nosotros debemos velar por la integridad de ésta carrera, para que no se vea envuelta en acciones inadecuadas, que sólo conllevan al deterioro social y a las antinomias entre la profesión, la sociedad y los pacientes, hecho que jamás debería suceder ya que la única forma de tener un pueblo sano, es trabajar para que exista una comunidad médica que sólo se dedique a estudiar, aprender y aplicar todo ello en la salud de nuestra comunidad.

FASGO, nuestra Entidad, es reconocida internacionalmente, por su prestigio académico, su constante capacitación de profesionales y su permanente trabajo a los fines de hacer de los médicos jóvenes, especialistas de renombre y seres humanos capacitados e idóneos en la especialidad. Por lo tanto, sólo desea contribuir a encontrar el camino del diálogo y el entendimiento frente a los acontecimientos antes mencionados, haciendo votos para que en un futuro inmediato, el médico residente sólo deba tener la necesidad de dedicarse a estudiar y asistir a todos los pacientes que hoy los están esperando en cada uno de los hospitales, donde ellos prestan servicios, para poder desarrollar su profesión con dignidad, bienestar y alegría.

Prof. Dr. Hector Bolatti
Pte. FASGO período 2017-2019

Imprimir Email

OPINION DE LA FEDERACION ARGENTINA DE SOCIEDADES DE GINECOLOGIA Y OBSTETRICIA (FASGO)

Tristemente, los médicos tocoginecólogos, del país, vemos que siendo una parte importante involucrada en el tema, no hemos sido consultados y tampoco fueron convocadas las entidades médicas específicas para que aporten su opinión.

El Poder Legislativo no ha considerado oportuno solicitar a los profesionales y entidades idóneas para que se expresen, aporten sus conocimientos y adviertan sobre las complicaciones que de la interrupción del embarazo pudieran ocurrir.

Esta omisión, dejó a todos los Tocoginecólogos sólos, librados a dar su punto de vista en forma personal, sin el aval de la institución académica que los respalda.

Por ello, FASGO solicitó a los gineco-obstetras del País, a que se reunieran en cada provincia a través de sus distintas sociedades, para discutir sobre este tema de vital importancia, ya que nos involucra. Éstos, a su vez, solicitan y exigen a su Federación (FASGO) que, sin ser convocada por el Legislativo, dé su punto de vista, que no es otro que la voz unificada de quienes, al igual que los pacientes, son protagonistas principales del tema objeto de debate.

La función de FASGO no es expedirse a favor o en contra de la ley ya que sería imposible aunar criterios mayoritarios, debido a que la realidad de cada uno de los profesionales actuantes, es diferente de acuerdo a numerosas circunstancias: la localidad y región geográfica donde se desempeñan, la idiosincrasia y situación psicosocial de su población, los medios e insumos a su alcance y, fundamentalmente, la OBJECIÓN DE CONCIENCIA que pueda presentar cada profesional. Entendemos que ésta siempre debe SER PERSONAL y NO INSTITUCIONAL.

Y es aquí donde ponemos énfasis, sugiriendo a los responsables de las instituciones: Directores, Gerentes y Jefes de Áreas, que deberán tener en cuenta que NINGÚN PROFESIONAL MEDICO debe SER OBLIGADO a tomar una conducta sobre la cual no esté convencido íntimamente, ni por ello SUFRIR DISCRIMINACIÓN ALGUNA.

Por lo tanto, como Entidad que nuclea a la gran mayoría de los especialistas en Tocoginecología de Argentina, y haciéndonos eco de los reclamos por éstos realizados, FASGO reunió el día 21 de Junio del corriente año, en la ciudad de Buenos Aires, a todos los representantes de las provincias que componen la Federación, para que expusieran la opinión de los tocoginecólogos que integran cada Sociedad miembro.

Posteriormente al debate realizado y analizando los numerosos puntos de vista inherentes al tema y, teniendo en cuenta la diversidad de opiniones al respecto del PROYECTO DE LEY DESPENALIZACION / LEGALIZACIÓN DEL ABORTO EN ARGENTINA, considera :

Que creemos que la tarea más importante que tienen a cargo los Legisladores, es hacer una correcta y sencilla REGLAMENTACIÓN DE LA LEY, ya que esa es la forma más adecuada a fin de ACTUAR CON EQUIDAD permitiendo que cada uno de los intervinientes en este proceso, los pacientes, por un lado, y también los PROFESIONALES por el otro, tomen su propia decisión, sin que por ello sean sancionados.

Hasta ahora no se observa claramente que éstos hayan sido considerados e incluídos de un modo adecuado y claro en el tratamiento de la Ley.

FASGO considera esto un punto de gran importancia a considerar antes que la ley mencionada sea sancionada.

  Firmabolatti

 

 

Prof. Dr. Héctor Bolatti
Presidente de FASGO
(Período 2017-2019)

Consejo Directivo
Nacional de FASGO
Período 2017-2019

Imprimir Email

Logowebsogiba

Documento con la posición de la "Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires" (SOGIBA) respecto al Parto Domiciliario, con la adhesión de los más importantes servicios de Ginecología de la Ciudad de Buenos Aires.

Descargar Documento

logo web

La "Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia" (FASGO) manifiesta su adhesión y avala los conceptos del presente documento y procede a su divulgación al considerar de suma importancia su público conocimiento.

Imprimir Email